El transporte marítimo internacional se enfrenta a serios retos y los transportistas están haciendo todo lo posible para hacer frente a ellos gastando millones de dólares en capacidad adicional.